¿No sabes cómo implementar el teletrabajo en tu empresa y te gustaría hacerlo? ¿Y además hacerlo bien, sin fugas de rentabilidad, ni exceso de nervios provocados por la falta de control sobre el equipo? En Lambda Gestión podemos ayudarte a implementar el teletrabajo en tu empresa y que rinda desde el minuto uno. En este artículo te vamos a contar unas pequeñas pinceladas de cómo implementarlo.

Aunque el teletrabajo hunde sus raíces muchos años atrás, ha sido en 2020 cuando de repente se ha convertido en una tendencia inexorable. En principio a la fuerza, cuando en Marzo nos confinamos en nuestras casas, sin apenas tiempo para reaccionar y organizar. Eso fue un teletrabajo “espontáneo”. Y por tanto, el que más y el que menos tuvo sus deficiencias.

Pero la pandemia aún no ha sido controlada. La cosa parece que va para largo. Y eso obliga a que la opción del teletrabajo se tome más en serio que nunca. Porque tu, empresario, no puedes permitirte que pasen más meses sin optimizar unos procesos que necesitas que fluyan a la perfección.

Son muchas las ventajas del teletrabajo, te dejamos algunas para  que leas. Pero aunque sólo sea por frenar los contagios entre tu plantilla y que tus trabajadores no tengan que darse de baja, ya es motivo suficiente. A eso súmale que, precisamente por las múltiples ventajas que tiene, probablemente sea una tendencia que sobreviva a la pandemia.

Si te planteas seriamente incorporar el teletrabajo en tu empresa, lo suyo es que una consultora te acompañe en este proceso, para evitar pérdidas de rentabilidad y eficiencia en tu equipo. Algunos trucos o consejos para que lo puedas lanzar son estos:

Analiza tus procesos operativos

De hecho te recomendamos que los escribas o los dibujes. No vale con que los tengas en la cabeza: en primer lugar porque si no están fijados en un papel o documento digital son susceptibles de cambiar aleatoriamente según la persona que los ejecute; y en segundo lugar porque a distancia te va a costar menos trabajo transmitir esos procesos a tus trabajadores.

Hay procesos operativos que son 100% susceptibles de ser adaptados al trabajo a distancia. Hay otros que sólo lo son parcialmente, y tal vez sea necesario rediseñarlos. Y hay un cierto margen de procesos que son 0% adaptables. Estos, obviamente, quedarán fuera del nuevo esquema de procesos.

Los que sí puedan ser optimizados para realizar de manera deslocalizada, rediséñalos para este nuevo escenario, ponlos por escrito y compártelos con tu equipo.

También tendrás que identificar sistemas de objetivos e indicadores clave de seguimiento. Antes tenías formas más sencillas de saber si cada miembro del equipo está cumpliendo con su parte. Ahora tendrás que inventar indicadores que te lo digan sin necesidad de estar llamando por teléfono a cada miembro de tu equipo cada vez que necesites una información.

Define los puestos y/o funciones en teletrabajo:

No todo el mundo está igual de capacitado para trabajar desde casa. Tendrás que evaluar las capacidades de los trabajadores para esta nueva organización. No se trata sólo de sus habilidades tecnológicas, que estas son fácilmente solventables con un poco de formación. Tendrás que considerar estos otros aspectos:

Infraestructura:

¿Tienen infraestructura en casa como para poder trabajar cómodamente? Una habitación independiente, separada del ruido que provoca el día a día del resto de cohabitantes (pareja, niños, mascotas…)?

Si no fuera así, ¿es posible reubicarlos en otro lugar? Cada día abundan más en las ciudades coworkings y otras soluciones de espacio compartido que pueden ser interesantes a la hora de crear un entorno de teletrabajo mixto.

Recordemos que el teletrabajo no tiene por qué ser, obligatoriamente, trabajar desde casa por evitar riesgo de contagio… el trabajo telemático puede aparecer porque hemos contratado a un talentoso profesional que reside en otro país.

Capacidades y habilidades

¿Qué tal son tus trabajadores en cuanto a la gestión del tiempo, la autonomía y la organización personal? La gestión del tiempo es fundamental en el teletrabajo, modalidad que entremezcla hábitos de trabajo con hábitos domésticos del día a día.

Es importante que los trabajadores, y tu también, sepáis gestionarlo bien, porque tan malo es que se despisten y trabajen menos de lo que deben como que estén perennemente enganchados y caigan en la fatiga por hiperconexión. La autonomía también es muy importante analizarla y potenciarla.

Como jefe no vas a poder estar en los cogotes de tus trabajadores, supervisando cada coma que ponen. No deberías hacerlo nunca, porque delegar y empoderar trabajadores genera mayores y mejores resultados, pero ahora, además, no podrás hacerlo. Preguntar cada 10 minutos por whatsapp lo único que hará es retrasar inútilmente al empleado. Es importante que cada uno de ellos sepa lo que tiene que hacer, y se organice adecuadamente.

Estilo de conducta

¿Cómo perciben la distancia? ¿Se aislan o son capaces de integrarse a través de las herramientas digitales? ¿Tienen necesidad de vínculos relacionales o emocionales? Hay muchos jefes que no se preocupan de estos aspectos para nada. Y los trabajadores, que los necesitan, se reafirman emocionalmente entre ellos.

Pero ahora van a estar aislados de sus compañeros, y por tanto pueden perder esos vínculos de pertenencia. Analiza a tus empleados. Estadísticamente tendrás un grupo de ellos que no necesitará ningún tipo de necesidad emocional. Son líderes. Son tecnológicamente avanzados. Son ellos los que inician las conversaciones y mantienen la cohesión de grupo. Pero habrá otro grupo que se aislarán y se limitarán a cumplir con sus tareas. La gestión emocional de estas personas para que se sientan parte del todo es de vital importancia para que rindan al máximo nivel.


Para todo esto es necesario diseñar un plan de entrenamiento y capacitación individual que mejore en todos estos profesioanles su desempelo y su calidad con el teletrabajo. También es importante trabajar un plan de comunicación interna que vaya más allá que un grupo de whatsapp.

Infraestructura profesional desde casa

Hemos hablado ya de la infraestructura, pero sólo hemos mencionado la parte habitacional. Pero este aspecto merece ser tratado aparte, porque son muchos más los elementos que la componen.

Como empresario, tu obligación es garantizar que todos tus trabajadores tienen los equipos adecuados para trabajar desde casa. Repetimos: tu obligación. Por el simple hecho de que si dejas en manos de tus trabajadores la elección del equipo a utilizar pueden incurrir en decisiones que te generen cuellos de botella.

Cada trabajador debe tener un hardware adecuado a sus necesidades, equipos modernos y rápidos que no entorpezcan la marcha del proyecto. Esos equipos deben tener correctamente instalados todos los softwares necesarios para el desempeño de la función. Tanto software técnico propio del trabajo como herramientas de comunicación, sistemas de seguridad… Hay muchas personas que son muy hábiles en el uso de su software profesional, pero no lo son instalando y desinstalando aplicaciones. Asegúrate de que lo tienen todo perfectamente configurado.

Asegúrate también de que tienen el mobiliario adecuado. Mesas y sillas adecuadas para trabajar desde casa. Tampoco te conviene que por una mala elección de mobiliario un trabajador tenga una lesión y deba darse de baja. Además, dice mucho de tu calidad humana como líder que te preocupes de estos asuntos.

Sistemas de Seguimiento y rendición de cuentas

Esta es quizás uan de las partes más importantes, y la que más miedo da a los empresarios. Sobre todo a aquellos poco acostumbrados a delegar.

Que tus empleados trabajen desde casa no significa ni que vayan a estar todo el día procastinando ni que tengas que estar continuamente atosigando para comprobar que no lo hacen. Es importante definir indicadores de seguimiento, definir bien las tareas a realizar, los plazos en los que deben cumplirse y los objetivos que se pretende alcanzar.

Si defines bien todo el sistema de tareas, seguimiento y rendición de cuentas, tus empleados se sentirán cómodos con el teletrabajo. Sentirán que están reespaldados por ti, y se ha depositado en ellos una confianza.


Implementar el teletrabajo en los negocios va a ser la tendencia al alza en el futuro inmediato, y eso se convertirá en un aliciente para que los mejores profesionales escojan empresa en la que desempeñar su carrera. Es importante no quedarse atrás.

Es posible que te estés planteando implantar el teletrabajo en tu compañía. Te animamos a ello. Ya hablamos de las ventajas en otro artículo. Si necesitas que te ayudemos, contacta con nosotras y te ayudaremos a hacer todos los análisis, implementaciones, formaciones y seguimiento. Si ya lo has hecho pero no te está funcionando, igualmente contacta con nosotras y te ayudaremos a encontrar dónde no está funcionando, qué se está haciendo mal y qué se puede mejorar.

Este portal web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies